PENGUIN PEACE

lunes, 6 de agosto de 2007

LEDA


Aunque no pueda creerse, un pingüino me cambio la vida. sí, lo vi ahi dado vuelta, abierto, en un poste, atravesado por un gancho de carnicero en las patas y me di cuenta de que las cosas pueden cambiarse, de que por mas pequeñas que sean las cosas que hacemos, podemos hacer algo por la humanidad. en vez de pensar tanto en nosotros, pensar en los que menos tienen, no cerrarnos en nuestras ideas y darnos cuenta de que hay gente que tiene que pensar en mañana, no en llegar a fin de mes, sino tener ALGO en su panza, gente que se muere dia a dia de frio, hambre y cómo hablar de valores a estas personas y, también, cómo hablar de valores a las peronas que están a la deriva, en frente de una computadora, que no se dan cuenta de las cosas que suceden en la realdad y que azotan al mundo?
no se, amor y paz